Menú Cerrar

La gratitud y el aprender a vivir con alegría

Siempre recuerdo cómo el Hermano nos enseña a reírnos de nuestros propios errores, de nuestros fracasos y adversidades. Muchos experimentamos una serie de resentimientos mientras no entendemos al Hermano, el por qué muchas veces trata con ironía temas que   nosotros sentimos que son dramáticos en nuestra existencia.

Unos aprendemos y otros no.   Unos tomamos conciencia de la necesidad de aprender a reírnos de nosotros mismos, porque, así, entre otras cosas, hacemos una catarsis que nos ayuda a serenarnos para, en algunos casos, lograr contemplar nuestras vivencias y tratar de practicar el camino de los errores[1].

Por ejemplo, muchos hemos dramatizado la muerte como algo que debe causarnos dolor y entristecernos y vivir dolientes.   Pero la Doctrina nos hace comprender que el nacimiento y la muerte son manifestación de la dualidad, de la transformación y de la continuidad de la existencia.   Irónicamente el Hermano siempre dice: “Lo único que se necesita para morir es estar vivo”.  Y con su didáctica alterativa nos ayuda a comprender que así como el nacimiento de un ser a esta forma de vida es motivo de alegría para la familia, lo mismo debe ser motivo de alegría el renacimiento al mundo espiritual, el retorno a la Casa Paterna.   

Claro que para ello debemos comprender lo importante que es ser un aliado de nuestro espíritu para que este retorno lo sea lleno de alegría, pero este no es el tema que nos ocupa en esta oportunidad.

 A pesar de las múltiples y vivas enseñanzas que recibimos del Hermano, no siempre nos resulta fácil hacer de ellas un conocimiento[2] interior y menos aún una práctica de vida.  

Como aquellas con las cuales nuestra razón entiende que no hay motivo alguno para no vivir con alegría o perder la alegría de vivir.

Sin embargo, nuestra hija Lorenia, hace unos meses, después de ahorrar durante casi un año, con el objetivo de comprarse un perrito lo pudo hacer.  Le puso de nombre Escooty[3], su abuela Macucha le obsequió una canastita, una vieja colcha y también una vieja almohada, algo de lo que en su oportunidad ella usó con sus perritos; con todo esto le armó su cama.  Este cachorro, desde que lo trajimos a la casa, cada mañana, cuando me levanto el sale de su camita y viene a saludarme con una alegría que me impresiona.  Hasta que un día me pregunté. Escooty se levanta y a quienes le prodigan cariño, atención y el alimento que necesita les expresa su alegría y gratitud de la mejor manera que le es posible:  con sus ojos,  moviendo la cola a gran velocidad y si se le permite lamiendo las manos.  Y me cuestioné: Cada mañana que despierto no amanezco alegre.  Mucho menos elevo mis plegarias al Padre con la alegría y gratitud debida.  Tampoco a mi esposa e hija, ni a mis padres les sé agradar como este perrito lo hace; y qué será entonces con mis hermanos espirituales, amigos y conocidos, ¿cómo lo estaré haciendo?; ¿qué me pasa?, ¿por qué soy así?, ¿por qué no despierto lleno de alegría y gratitud?. 

Comencé a argumentar, será porque tengo dificultades económicas; porque la mayoría de días y noches las paso sumamente adolorido y no duermo bien, no descanso, y amanezco cansado; por que experimento muchos temores y tensiones propias de las inseguridades de vida, porque los obstáculos que frustran la realización de mis deseos me contrarían;  por que … 

En eso recordé algo que muchas veces escuché decir al Hermano: “Todo es prestado” “Debemos aprehender a desarrollar una conciencia de usuarios” Este recuerdo me llevo a la lucidación “La Necesidad de Aprender a Vivir con Alegría” (Luc. 47).

En el primer párrafo del ítem 5.2 de esta lucidación el Hermano escribe: “Para aprehender a vivir con alegría no se requiere de cosas materiales.  Lo único que se necesita es cambiar de actitudes mentales.   Es necesario descubrir que lo único cierto es que sólo somos usuarios de la vida.   TODO ES PRESTADO, incluyendo nuestro propio cuerpo y la vidamisma que nos ha sido concedida para conocer los secretos del arte de saber vivir con alegría.”

Del segundo párrafo de este ítem cito: “porque la verdadera caridad[4] que el humano puede ofrecer está más en la alegría de vivir que en las cosas materiales que pueda dar.”

Y de su tercer párrafo: “Aprehendamos a vivir con todos aquellos que nos rodean, admirando sus cualidades, valorando sus aptitudes y compartiendo las experiencias, en lo posible con una sonrisa en los labios, …” 

El Hermano también nos dice en esta lucidación:

«Es difícil vivir nuestras vidas, pero nunca debemos olvidar que el hecho mismo de vivir y existir, es ya un motivo para estar contentos.” (Luc. 47/ Ítem 3.1)

“Por esa gracia de vivir cada nuevo día aún cuando sea para sufrir,»  (Luc. 47/Ítem 3.2)

Un cachorro de Cocker me ha dado una de las lecciones de mi vida.  Al hacerme caer en cuenta cuan distante estoy de practicar esta importante enseñaza de aprehender a vivir con alegría no solo para reírme de los errores y las torpezas cometidas sino para saber reconocer y expresar, con alegría, mi gratitud para con el Dador, practicar la caridad. 

Si bien, al leer la lucidación no pude dejar de comparar lo que el Hermano describe con mis actitudes mentales; y a pesar de comprender que no tengo razón alguna para despertar y vivir como tantos insensatos inconformistas y frustrados que están llenos de resentimientos y carencias espirituales que envilecen sus vidas, porque no saben agradecer todo lo que tienen frente a aquellos que nada tienen, que son muchos los vivos que caminan como muertos porque no tienen la alegría de vivir sus vidas, que las riquezas no dan la alegría de vivir, ni el goce de la existencia, menos aún la paz de nuestra propia alma, etc., etc., etc.; aún no logro cambiar mis actitudes mentales,  no he desarrollado la conciencia de usuario de la que tanto nos habla el Hermano,… por uno u otro argumento lo cierto es que no sé amanecer y vivir con la alegría y gratitud que expresa Escooty, y esto es una realidad que me apena y avergüenza. 

Alguna vez escuche y anote esta enseñanza del Hermano: 

”La Gratitud es la Llave que Abre el Cofre de los Tesoros Divinos”.  

A pesar de esta y tantas otras enseñanzas debo reconocer que aún no he aprehendido a vivir con alegría, aún no aprendo a conocer los secretos del arte de saber vivir con alegría.  

… pero,  por lo menos me he dado cuenta de ello y esto me hace expresar lleno de alegría y gratitud:

¡Feliz Cumpleaños Hermano Claudio, que la Luz de Eón Padre lo acompañe Eternamente! 

En estos días con ocasión del 7 de junio; día en el que con motivo del nacimiento de la materia que anima la Luz de Shikry Gama los septriónicos celebramos el día de las Comunidades Septriónicas, el día de las Escuelas Septrionicas y principalmente el Día de la Gratitud Espiritual –herencia y ejemplo que nos legara nuestra Madre Espiritual[5]-. 

En su memoria, muchos queremos expresar nuestra alegría y gratitud a Shikry Gama ofrendándole los cambios logrados en nuestra personalidad y las realizaciones alcanzadas por la práctica de las enseñanzas reveladas en la Doctrina Septriónica.   

Pero es cierto que no todos tenemos logros que ofrendar; muchos, quizá, hemos vivido un año de vicisitudes y de tribulaciones ocasionadas por nuestra propia concausalidad al no poner en práctica las enseñanzas que Shikry Gama nos revela por Voluntad de Eón y, a caso, no sentimos ni gratitud ni alegría.

Conocedor de los errores en los que solemos incurrir Shikry Gama permanentemente nos orienta, pide por nosotros, nos aconseja, enseña …   

Por ejemplo, en la Ceremonia de Gratitud (Luc 20) nos dice:

“… Que el temor jamás nos impida expresar con sinceridad lo que somos, porque el que posee la gracia de la comunicación  con Dios Padre, no debe ocultar jamás lo que es.  Pero, el que aún tiene sentimientos de culpa por las imperfecciones de su vida, que recuerde que la comunicación con Dios Padre, solo requiere de sinceridad, de veracidad y de reconocer la realidad de lo que somos.  Jamás aparentemos ser lo que no somos.  Jamás caigan en el error de creer que se puede engañar a Dios Padre, como se engaña a nuestros semejantes.” (Luc 20/Ítem 6.1.5)

Pide por todos nosotros

“S:.G:., intercede ante El Espíritu Universal de Transformación y pídele que en su infinita caridad avive en nosotros esa voluntad de transformaciones que necesitamos para lograr nuestros propósitos.   Que nos haga entender que sólo aquel que sea capaz de transformar sus yerros en aciertos podrá trascender a las reencarnaciones y a la expiación de la causalidad de sus vidas, hasta alcanzar la plenitud del eterno presente.” (Luc. 20/Ítem 1.3.8)

A aquellos que si han logrado realizar los cambios anhelados nuestro Hermano les aconseja:

“… ¿Hemos experimentado esos cambios que él (Shikry Gama) tanto quiere enseñarnos?  Si es así, proclamemos nuestra gratitud por la gloria del PADRE, porque ha logrado hacer de nosotros aquello que él ofreció al PADRE.” (Luc. 20/ítem 6.1.3)

Y nos enseña:

“… Sólo cuando nuestra gratitud es elevada a Dios Padre, Shikry Gama siente que actuó correctamente, y siente goce espiritual, porque  está  cosechando los resultados de la buena siembra, y se sentirá orgulloso de haber enseñado la lección correcta.  Porque también sabe que recibirá el amor del PADRE por guiar a los Septriónicos por el camino de la rectitud.” (Luc. 20/Ítem6.1.7)  

La conclusión, es el resumen, la esencia, el mensaje que permite consolidar el tema y por lo tanto no es fácil hacerlo.  Por “fortuna” encontré en el mensaje por el XXIV Aniversario del Septrionismo la mejor manera de hacerlo; de el cito: 

“… los Septriónicos debemos aprender y enseñar  a ser siempre portadores de la más amorosa de las enseñanzas: ser gratos y fecundamente felices por la maravilla de la creación, de la vida y de la Sabiduría Divina que en ella se refleja para que el humano pueda contemplar la Grandeza de su Dios.

Gratos porque la vida hay que recibirla con gratitud eterna, porque nos permite brotar de la nada para existir y aprender a ser. Gratos porque aún en las adversidades y fracasos, en las enfermedades y en los sufrimientos, en la carencia y en la abundancia y en las más inimaginables vivencias personales, está la escuela de la vida, suprema universidad del aprendizaje que pone al alcance de nuestra ofuscante irracionalidad la luz del conocimiento causal de toda la existencia del universo.

Fecunda felicidad, porque sólo la insensatez puede privarnos de la admiración y del goce de la belleza de la Creación.  Y nuestra naturaleza debe ser fecunda como la misma naturaleza porque sólo siendo creativos y hacedores de bienandanzas podremos combatir y desterrar de nuestras vidas los males, sufrimientos y adversidades que atormentan a los que no aprendieron a glorificar la Creación de Lo Dios..” (del mensaje por el XXIV Año Septriónico)

Gracias Padre por Revelarnos la Doctrina Septriónica, Gracias por la Luz de Concedéis a Vuestro Hijo Shikry Gama y Gracias por Aceptarnos Tal Como Somos. 

Malunma 

P.Q .

Lorenia, junio del 2004

 

 


[1] Luc.11

[2] Como Él dice: saber + experimentación = conocimiento.  

[3] Así lo llamó ella y así decidió escribir su nombre.

[4] Caridad.- Es el amor a Dios personificado en todos los seres humanos y en todas las cosas.

Se opone a la envidia, la animadversión, la malevolencia y el odio. (Shikry Gama)

[5] Luc 20 ítem 1