Menú Cerrar

Respiración

La respiración es el sistema nutritivo más importante de nuestro cuerpo. Para ilustrar esto recordemos que el ser humano no soporta más de sesenta días sin comer, quince días sin beber, y máximo tres minutos sin respirar.

En el aire que respiramos vienen en estados iónicos todas las sustancias químicas que nuestro organismo necesita para nutrir y vigorizar el torrente sanguíneo para vitalizar nuestros cuerpos.

El corazón es una bio-bomba que impele la circulación sanguínea por todo el cuerpo. El aire purificado es transportado a través de las arterias, venas y vasos capilares, irrigando todo el cuerpo humano con abundantes nutrientes que vitalizan tanto el sistema neuro-cerebral como los otros sistemas del cuerpo 

Los glóbulos rojos son células que se reabastecen de cargas iónicas en el sistema respiratorio para transportar sus nutrientes a todo el sistema celular del cuerpo. Los glóbulos rojos tiene la forma de un doble plato de sopa y, al pasar por los alveolos pulmonares, absorben el aire conteniendo los iónes que  nuestro organismo necesita y retornan cargado -a semejanza de un platillo volador, como nos muestra la ciencia-ficción- repartiendo sus contenidos por todo el cuerpo.  

Así, cuando se padece de deficiencias en la irrigación sanguínea, se recomienda realizar ejercicios de respiración para ayudar la nutrición cerebral y potenciar las capacidades intelectuales.  

Cuando se vive en ciudades con atmósfera contaminada, el corazón, el ritmo cerebral y mental se aceleran y el individuo experimenta hiperactividad en sus reacciones emocionales y no pensamos bien.

La respiración en primer lugar nutre las neuronas, en segundo lugar, relaja el sistema nervioso, en tercer lugar desacelera el sistema circulatorio y en cuarto lugar recarga la energía del cerebro.