Menú Cerrar

Dios y la pandemia

¿Qué tiene que ver Dios con esta pandemia?, le preguntaban al sacerdote jesuita James Martin.

En su artículo descarta la idea del castigo y el sufrimiento como una prueba o castigo divino. Opina que la respuesta más honesta es que “no sabe qué tiene que ver [Dios en la pandemia]”.

Nos menciona que muchos feligreses cristianos siguen el razonamiento de la tríada inconsistente, el cual se puede resumir de la siguiente manera: Dios es todopoderoso y, por lo tanto, Dios puede evitar el sufrimiento. Pero [como] Dios no previene el sufrimiento[…] no es todopoderoso o no ama.

Esta forma de pensar nos permite entender por qué las personas pierden la fe en Dios cuando suceden desgracias.

Shikry Gama propone nuevos argumentos sobre la participación divina en el universo con el fin de renovar y fortalecer nuestra fe.

Este tipo de razonamiento es consecuencia de la concepción de un Dios semejante al ser humano, con las mismas características emocionales, y además sobreprotector, al que le podemos reclamar que nos quite o evite el sufrimiento so pretexto del amor que le tiene a su creación. Pensar que no quiere evitarnos el sufrimiento puede convertir a Dios en emocional y sádico que castiga a su creación. Todo depende de si estamos abordando el cuestionamiento desde la emoción o desde el razonamiento. Lo emocional nos deja ver las cosas desde la conciencia hedónica y la pragmática.

“No creemos que un Dios requiere de hacer sufrir a alguien porque se portó mal, porque no pudo entender determinada opción de las leyes, o porque sencillamente no tuvo suerte de ser diferente o de nacer en diferentes lugares.” (S.G., La causalidad y la meditación.)

La emocionalidad suele enajenar nuestro entendimiento y crear vacíos existenciales, de vivencias idealizadas, que sólo en la fantasía podrían liberarnos de las adversidades de la vida. (S.G., JK 7 04 Me cuesta entender, carta.)

Si puede evitarlo y no la hace, debe haber alguna razón, algo que nosotros no entendemos. Entonces, para entender la relación que tenemos con Dios, debemos preguntarnos ¿Por qué no evita el sufrimiento?, ¿Cual es la razón del sufrimiento?

La relación de Dios con los humanos y su creación funciona bajo leyes universales y que establecen, por ley de causalidad, la Justicia Divina.

Ese Dios -en su Omnipresencia- preestableció su Justicia Infinita, Universal e Imparcial a través de la creación de la Ley de la Causalidad -antes aún de crear la vida planetaria, antes aún de crear al ser humano como construcción psicofísica, mucho antes de todas estas etapas posteriores de la Creación.

El sufrimiento existe porque todavía no conocemos las razones de todo, y estas razones son las causas que dinamizan la causalidad[1] que nos toque vivir.

El sufrimiento es la expresión de un desconocimiento de por qué nos toca vivir lo que vivimos.

Sufrimos por nuestra ignorancia. Shikry Gama nos aclara que todos venimos ignorantes al mundo y no sabemos cómo funcionan las leyes naturales en la Tierra.

El destino del ser humano es descubrir, comprender y aprender a vivir en concordancia con las leyes de la naturaleza. La inconformidad y muchas veces el inconformismo, induce al ser humano a desear situaciones ajenas a nuestra realidad que frustran nuestras expectativas de vida. (S.G., JK 7 04 Me cuesta entender, carta.)

Creemos que estamos aquí para aprender a través de nuestras experiencias físicas, y que poco a poco -conforme vamos tomando control sobre nuestro ser y las leyes que nos gobiernan- vamos evolucionando individualmente.

En cuanto al amor de Dios, los septriónicos también tenemos un punto de vista diferente. Shikry Gama respondió las preguntas ¿Ama Dios al ser humano y a su creación? y ¿Si Dios es bondad, por qué existe tanta maldad? con mucho detalle, de cuyas respuestas vamos a compartir algún párrafo para tener una idea.

En primer lugar, para nosotros, Lo Dios no es un ser. No tiene características semejantes a las humanas. Es, esencialmente, dualidad universal: Energía positiva y energía negativa que -equilibradamente- auspicia la creación del universo dentro de la pugna de la positividad y la negatividad, de la construcción y la destrucción, del bien y del mal. Su propia existencia se somete y se condiciona a esta naturaleza constitutiva de positividades y negatividades. Ello es bien y es mal. Es construcción y es destrucción. (S.G., ¿Si Dios es bondad, por qué existe tanta maldad?)

Aquí nos permite vislumbrar cómo debemos entender a Dios. Dios es parte de la acción de la naturaleza de la cual nosotros también formamos parte e interactuamos con ella. Dinamizamos con el uso del libre albedrío las leyes naturales a favor o en contra nuestra. Dios no interviene directamente en nada, porque ya creó todo y deja todo a la interacción de las leyes del universo y del planeta, que funcionan siempre en perfecta armonía.

Shikry Gama está convencido que Dios sí ama. Pero no de la forma en que creemos los humanos. Compara el fenómeno del amor humano con el electromagnetismo que es creado por la esencia energética de Dios, y que hace posible a los humanos sentir amor. El amor Divino lo describe como un amor energético-universal. Este no es igual al experimentado por el ser humano, por cuanto jamás se parcializará por las impresiones psicológicas que obnubilan al ser humano.

Nos falta mucho para entender los mundos creados por Dios y es por eso que encarnamos, para poder experimentar en carne propia qué es Dios y cómo funciona. Cada día más vemos que la ciencia tiene la función de desentrañar los misterios de la naturaleza que es la naturaleza de Dios.

En estos tiempos de coronavirus vemos que se requieren de los científicos para poder entender qué es lo que pasa, cuáles son las causas, y cómo resolverlo. Es un proceso que nos permitirá finalmente entender por qué nos pasan estas cosas y cómo se han dinamizado las leyes naturales (de Dios) para que esto suceda. Y para descubrir cómo estar más correspondencia con ese amor universal Divina y practicar el amor ya no desde el punto de vista hedónico o pragmático, sino desde la trascendentalidad y la responsabilidad.

Creemos que a través de los tiempos la ciencia avanzará desentrañando el funcionamiento de sus leyes.

Mientras creamos en un Dios ser con características semejantes a los humanos no vamos a entender qué tiene que ver Dios con la pandemia, con las guerras, con todas las crisis, alteraciones climáticas y telúricas, que estamos viviendo y vamos a seguir experimentando en el futuro. Y como enseña Shikry Gama: es mucho más aceptable que nosotros nos equivoquemos en la interpretación de la naturaleza de Dios, que creer que Dios se equivocó[2].


[1] Ver Comentario 44, La causalidad.

[2] S.G., Charla sobre Joshua para semana santa.

Tratamos de proporcionarle la mejor experiencia en nuestro sitio. Si acepta, asumimos que está contento con nuestras políticas de privacidad.