Menú Cerrar

Parálisis del sueño

John Henry Fuseli - The Nightmare

Muchas veces escuchamos que personas cuentan experiencias de parálisis del sueño. Algunos ven un ser oscuro cuando cierran los ojos cuando no están dormidos, otros lo ven cuando están en un estado entre medio dormido y medio despierto. Sienten que ese ser está encima de ellos, que no les deja respirar y/o moverse.

Muchas veces dicen que son alucinaciones que se ven, con las explicaciones científicos al respecto de por qué el cerebro puede percibirlo. Y se entiende que lo conciben así, pero esto no elimina el hecho que en el mundo espiritual todo esto existe.

Curiosamente se cree que entre las alucinaciones del cuerpo también está la del síndrome del miembro fantasma en la que se siente la presencia de un miembro que físicamente no lo tenemos y que incluso lo sienten las personas que nacieron sin este miembro. La explicación de Shikry Gama sobre esto es que el campo electromagnético abarca todo el cuerpo, aun cuando haya una alteración corporal física.

Todo lo que podemos percibir de una u otra manera son realidades energéticas. Y todo lo que existe como energía está animado por algún espíritu.

Hay personas que incluso huelen y sienten físicamente la presencia. Eso se da porque el mundo espiritual puede materializarse en ciertas circunstancias, y también depende de nuestra capacidad de percepción. Según Shikry Gama todo lo que se manifiesta tiene olor, sabor, imagen y una estructura material aun cuando no sean del «mundo físico».

El Septrionismo nos explica que existen estos seres negativos que percibimos antes de despertar.

¿Porqué están allí? Porque nosotros los atraemos por nuestras conductas diarias. Los atraemos por los conflictos, los sentimientos negativos, los vicios, etc. y así permitimos que conviven en nuestros hogares sin darnos cuenta de que existen. El hecho que no los vemos, ni sentimos que nos molestan, no significa que no estén allí. Algunos tenemos la facultad de verlos y otros no. Eso depende si en nuestra familia se desarrolló esa facultad, lo que nos da más facilidad de verlos. Pero en sí no hace diferencia que los veamos o no, salvo el hecho que nos asusta más.

Pero ante todo siempre debemos saber que nada de lo podemos percibir como manifestación del mundo espiritual nos puede realmente hacer daño. Por eso siempre debemos tener más cuidado con los seres del mundo físico que sí nos pueden hacer daño. Y más aún, debemos estar en alerta ante nuestras propias actitudes mentales.

Según el Septrionismo todos tenemos potencialmente 50% de actitudes positivas y 50% de actitudes negativas que son promovidos por sus entidades respectivas. Los guías espirituales tienen la potestad de ayudarnos y protegernos. Por eso se van cuando llamamos a Jesús o cualquier guía espiritual de las religiones que conocemos. Cuanto más practicamos las enseñanzas luminosos que dejaron los Guías espirituales, más protección vamos a recibir contra estas entidades negativos y menos nos van a molestar.

En nuestra mística pedimos la protección de Shikry Gama y de un guía protector cuyo nombre recibimos cuando somos miembros, antes de dormir y durante las experiencias negativas en el sueño. También vemos que la situación mejora cuando frecuentan el triangulo de sanación, o la ceremonia mística. Así en cada creencia, si se practica las normas positivas esto va mejorar la experiencia.