Menú Cerrar

¿Existe el juicio final?

Cuando veo circular en las redes sociales los anuncios del juicio final, no los reviso. Pero tomando en cuenta que hay muchas personas que quizás no saben qué pensar y que pueden sentir angustia al escucharlas, voy a compartir lo que pensamos desde el punto de vista septriónico.

No dudo que las personas que reciben estos mensajes pueden estar muy convencidas de lo que dicen. Por ejemplo, tomemos como ejemplo la niña peruana que dice que habló con Jesús y que le dijo que el 21 de abril todos los que salían de sus casas iban a morir, y con mayor razón si no creían en Jesús.

El hecho de ver que en todo el mundo la gente está muriendo por el coronavirus y que muchas veces no se puede hacer nada al respecto, crea mucha angustia y pánico. 

Nuestros temores se pueden exteriorizar en los sueños, pero también en “visiones” que las personas pueden tener. Esto nos da la pauta de que no todo lo que vemos, lo debemos creer como una realidad.

Shikry Gama nos explica que debemos analizar todo lo que pasa.

La doctrina septriónica acepta la idea de un juicio final, pero desde el siguiente punto de vista: el juicio final es algo que se da por las leyes naturales de la causalidad y la correspondencia, porque lo que vivimos tiene consecuencias y su consiguiente correspondencia causal en el mundo espiritual. 

Lo que la niña percibió es que en una fecha específica hay un juicio final en el que Dios ‘mata’ a las personas. El que cree esto debe seguir creyendo lo que su fe le dice, pero si no se sabe qué creer, podemos ayudar a aclararlo.

Esta concepción descrita proviene de la idea de un Dios caprichoso y terrorífico que, al igual que en las películas de terror, nos viene a matar cuando le de las ganas. Y además es tan sádico que lo anuncia con anticipación a algún creyente.

Si los padres no están bien instruidos, transmiten todos sus temores a los hijos que recrean estas ficciones en sus cabezas.

Vamos a ver qué más nos dice el Septrionismo que nos pueda aclarar algo sobre otros aspectos:

Todas las culturas religiosas admiten que todo ser posee un alma que ha encarnado en su cuerpo. Resumiendo los criterios sobre la relación del alma con el cuerpo, en el mundo hay dos corrientes ideológicas: Los que creen en la reencarnación y los que creen en la resurrección. 

Los primeros tienen claramente definida la idea de la preexistencia, la posexistencia y la reencarnación del alma en vidas sucesivas, hasta liberarse de las reencarnaciones e integrarse al servicio de su Dios en los otros mundos. Los creyentes en la resurrección del cuerpo creen según promesa de las sagradas escrituras, que algún día Yahvéh celebrará un juicio final, en el que las almas recuperarán sus cuerpos y tendrán vida eterna. Como prueba sostienen que Jesucristo resucitó de entre los muertos, empero no se tiene conocimiento de que algún otro mortal haya resucitado. (S.G., Luc.7)

En nuestra doctrina aconsejamos el uso del sentido común de la naturaleza. Estamos convencidos que todo lo que sucede en el planeta está sujeto a las leyes naturales y que esto también vale para la vida de Jesús y de todos los Guías espirituales. Si Jesús hubiera resucitado, podemos comprobarlo en todos los tiempos con otras personas porque sería un fenómeno natural de la naturaleza que se repite. 

Alguien le preguntó una vez a Shikry Gama:

Hermano, ¿cómo deberíamos interpretar cuando oímos hablar de que hay el juicio final y el fin de los tiempos? ¿Habrá un juicio final y los hombres serán juzgados?

Yo entendía que cuando uno termina su etapa en esta vida hay un juicio, se le juzga a la persona, ¿pero existe un juicio final para todos?

Respuesta de Shikry Gama: 

Hay un juicio individual para cada sujeto que muere en el momento en que se presenta ante Dios. El juicio final es condicionado a la voluntad de Dios y no a un proceso obligado para todos. 

Pero la verdad es que, si ustedes estudian el fenómeno de la causalidad, en el momento en que se provoca una causa, la ley determina el juicio y la consecuencia del efecto. De tal manera que para que metafísicamente se consume el juicio espiritual ni siquiera morimos, basta que provoquemos la causalidad y sufrimos las consecuencias de la sentencia, así de rápido

El septrionismo es una nueva cosmovisión que no niega ni rechaza ni excluye a ninguna de las demás creencias sino que las suma. 

Quizás hemos aceptado, admitido, la vida después de la muerte; pero, la realidad es que cuando solo sentimos el presente como una realidad tangible, el solo pensar en lo desconocido, nos produce angustia, incertidumbre y toda clase de temores. Y esto es natural, porque incluso estando plenos de salud, enfrentarnos a algo desconocido a sabiendas de que tenemos el control de nuestra vida, produce tal alteración, que son impredecibles las reacciones emocionales que podemos experimentar. 

Para terminar sobre el juicio final, compartimos la siguiente cita de Shikry Gama.

El juicio final trata de “Quien ha ejercido el imperio de la voluntad sobre el instinto, quien ha tenido una vida interior y exterior ejemplar en razón de las normas morales y espirituales de todas las doctrinas, es ahí donde se establece el balance y es ahí donde se establece el Juicio Final de cada cual.

Shikry Gama – Charla «La obediencia»