Menú Cerrar

Egocausublimación

Comentario por H:. Nathalie /02/04

Quiero compartir con ustedes una preocupación que sé que todos tenemos en la vida. Quién no anhela, en la profundidad de su ser, liberarse de todos sus temores, sus traumas y sus bloqueos. Particularmente, eso fueron mis principales motivos para decidirme por el camino espiritual que ofrece el septrionismo. Cuando descubrí que el Septrionismo ofrecía un camino que servía para “reeducarme” y cambiar mis hábitos y actitudes negativas que me hacían sufrir, no dudé ni un momento para decidir que eso era lo que quería. El sólo hecho que ustedes lean estos comentarios es porque estoy tratando de liberarme de los bloqueos y temores que adquirí en mi existencia. Y así en cada circunstancia de la vida diaria, siempre hay algo que tenemos que superar. Quizá por esa razón, nuestro Fundador me induce a tratar el complejo tema de la Egocausublimación.

Todos los conceptos que expondré debemos entenderlos en el contexto de los fundamentos del Septrionismo, cuyos significados no solamente son nuevos, sino sui generis y diferentes de todo lo conocido.

El vocablo Egocausublimación es una creación que Shikry Gama aglutinó uniendo los vocablos Ego + Causa + Sublimación, cuyo significado es: sublimación de nuestro espíritu (Ego) mediante el conocimiento y el control de la causalidad en nuestras vivencias.

Ego, en psicología, según Freud es “la instancia psíquica que se reconoce como «yo», parcialmente consciente, que controla la motilidad y media entre los instintos del «ello», los ideales del superyó y la realidad del mundo exterior”.

Shikry Gama afirma que el Ego es el espíritu. Es todo lo que somos y hacemos, sentimos, pensamos. Es toda la actividad psicológica y psíquica. Es nuestra personalidad, nuestro carácter y nuestra voluntad. Son todas nuestras actitudes, sean positivos o negativos.

Causa es un vocablo que enuncia una ley natural, en virtud de la cual, toda causa produce efectos; de donde derivó el complejísimo concepto de causalidad.

Sublimación es un vocablo derivado de sublimar, cuyo significado según es:

1. tr. Engrandecer, exaltar, ensalzar o poner en altura.

2. Fís. Pasar directamente, esto es, sin derretirse, del estado sólido al estado de vapor. Ú. t. c. prnl. El hielo y la nieve se subliman cuando sopla viento muy seco, aunque la temperatura sea muy inferior a 0° C.

Shikry Gama lo define como:

“la transformación de un estado instintivo en un estado de volición espiritual. La vida espiritual crece en la medida en que la voluntad reprima los impulsos instintivos, orientándonos hacia la superación de la conducta de los valores tanto cívicos, éticos y morales. La sublimación es por lo tanto un camino de negación al imperio de los impulsos y los instintos”.

Para lograr este control sobre la voluntad, Shikry Gama nos revela que el contexto del Libre albedrío no significa simplemente, que hagamos lo que nos venga en gana, sino que implica  un proceso previo que se realiza en la mente de todo individuo en una secuencia de cuatro (4) pasos que inevitablemente se cumple constituyendo lo que es libre albedrío.

Estos pasos son: 1. deseo, 2. selección, 3. decisión y 4. acción.

Los primeros tres pasos son mentales. La gran mayoría de las veces ocurren en el subconsciente, sin que el individuo tome conciencia de las responsabilidades que encierra. La concreción de estos pasos puede ser sincrónica o diacrónicamente, es decir, puede consumarse instantáneamente, en milésimas de segundo, como puede cumplirse en años, meses, semanas o días.

Esta es la razón por la que tenemos que aprender a decidir y desarrollar el don de la controlaridad[1], para lograr adquirir el control de nuestras reacciones emocionales. Mientras no logramos estas cualidades previas, no podremos practicar la egocausublimación.

Después de esta brevísima percepción de lo que significa y encierra este tema, debemos comprender que no basta memorizar y citar los conceptos doctrinales del Septrionismo, es necesario que cada hermano seamos capaces de protagonizar ejemplarmente este sentido misional del Buen Septriónico. Quien no hace de la Egocausublimación una forma de vida permanente, está sentenciado a no poder ser un Septriónico a carta cabal. A la luz de la trascendencia de lo que implica el camino de la Egocausublimación, hoy comprendo que estoy muy distante aún de poder transitar por este camino, pero si unimos esfuerzos, si ustedes me ayudan, juntos podemos aprender a sublimar nuestros egos.

Hasta aquí la introducción a este tema que es de fundamental y trascendental importancia para asumir el camino espiritual del buen Septriónico.



[1] Véase la Lucidación del Don de la Controlaridad

Tratamos de proporcionarle la mejor experiencia en nuestro sitio. Si acepta, asumimos que está contento con nuestras políticas de privacidad.